Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation
Reportes Anuales

reporte de trafico de personas 2009 en nicaragua

Nota: Esta es la porción del reporte sobre Nicaragua. Para leer el reporte completo (en inglés) ir aquí

NICARAGUA (NIVEL 2 LISTA DE VIGILANCIA)

Nicaragua es principalmente un país de origen y de tránsito de mujeres y niños que son objeto de trata de personas con fines de explotación sexual comercial y trabajo forzado. Mujeres y niños son traficados en el ámbito interno y en el transfronterizo, con mayor frecuencia a El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México y los Estados Unidos para fines de explotación sexual comercial. La forma más prevalente de explotación interna en el caso de la trata de personas de niños y niñas es la prostitución. 

Managua, Granada, Estelí y San Juan del Sur han sido identificados por ONGs como destinos de turistas con fines de explotación sexual de menores.  Las ONGs reportan incidentes de matrimonios forzados entre niñas jóvenes y hombres mayores provenientes del extranjero, casos reportados particularmente en San Juan del Sur.  Los niños son traficados internamente para realizar trabajos forzados en el sector de la construcción, agricultura, la industria de la pesca y el trabajo doméstico. Niños y hombres jóvenes son traficados de áreas fronterizas en el sur de Nicaragua hacia Costa Rica con fines de explotación laboral en los sectores de la agricultura y de la construcción.  En menor grado, Nicaragua es un país de destino para mujeres y niños traficados de Colombia, Guatemala y Honduras para fines de explotación sexual comercial. Aparentemente, todas las formas de trata de personas se están incrementando en Nicaragua, lo cual, las ONGs han indicado que es sub-reportado a las autoridades.

El Gobierno de Nicaragua no cumple plenamente con los estándares mínimos para la eliminación de la trata de personas; sin embargo, hace esfuerzos significativos para lograrlo. No obstante dichos esfuerzos, el gobierno no mostró evidencia de progreso en el combate contra la trata de personas, particularmente, en términos de proveer asistencia adecuada a las víctimas y confrontar la complicidad relacionada a la trata de personas; por lo cual, Nicaragua se ubica en el Nivel 2, países en vigilancia.

Recomendaciones para Nicaragua: Incrementar esfuerzos para investigar y procesar los crímenes relacionados a la trata de personas, y  condenar y castigar a los tratantes, incluyendo funcionarios de gobierno bajo sospecha de actuar en complicidad con la actividad de trata de personas; incrementar esfuerzos de aplicación de las leyes que actúan en contra del trabajo forzado; dedicar mayores recursos para la asistencia a víctimas; proveer cuidados adecuados para las víctimas adultas de la trata de personas; e incrementar el nivel de conocimiento sobre la trata de personas, particularmente entre los nicaragüenses jóvenes en búsqueda de empleo remunerado.

Enjuiciamiento (Procesamiento):
Durante el período analizado por este informe, el Gobierno de Nicaragua demostró  esfuerzos inadecuados para combatir la trata de personas a través de la aplicación de las leyes. Nicaragua prohíbe todas las formas de trata de personas. Una ley de reforma del Código Penal, aprobada por la Asamblea Nacional de Nicaragua en noviembre del 2007, entró en vigencia en julio del 2008. El Artículo 182 del nuevo Código prohíbe la trata de personas con fines de esclavitud, explotación sexual, y adopción, estableciendo penas de entre siete a 10 años de prisión.

Por su parte, el artículo 315 del Código Penal de Nicaragua, prohíbe el sometimiento, mantenimiento, o reclutamiento forzado de otra persona a la esclavitud, trabajo forzado, servidumbre o participación en conflicto armado; esta ofensa conlleva castigos de cinco a ocho años de prisión. Estas penas establecidas son lo suficientemente severas y conmensurables con las aplicadas para otros delitos graves como el de violación. 

Durante el período reportado, el gobierno investigó 13 casos de trata de personas, impulsó 10 enjuiciamientos, pero no logró condena alguna. Estos resultados representaron esfuerzos reducidos en comparación con el año anterior, cuando el gobierno investigó 17 casos, impulsó dos juicios y logró dos condenas, asegurando condenas de más de cuatro años de prisión para cada delincuente.

A pesar de reportes fidedignos de corrupción en el poder judicial relacionados a la trata de personas, el gobierno no llevó a cabo ninguna investigación sobre casos de complicidad oficial en el tráfico de personas,ésto agregado a la aceptación de sobornos por parte de oficiales de la policía y de los servicios de inmigración, explotando sexualmente a víctimas, o cerrando los ojos a esta actividad, particularmente en las áreas fronterizas del país.

Protección:
El año pasado, los esfuerzos del Gobierno de Nicaragua para proteger a las víctimas de la trata de personas fueron inadecuados, y algunas ONGs y organizaciones internacionales continuaron brindando la mayor parte  de la asistencia a las víctimas. El gobierno brindó resguardo habitacional básico y servicios a víctimas infantiles de la trata de personas, pero esta asistencia no fue fácilmente accesible en todas partes del país, ni estuvo generalmente disponible para víctimas adultas de la trata de personas. El año pasado, la línea telefónica en contra de la trata de personas del gobierno, financiada por donantes, fue reportada como no funcionando regularmente.

Con la ayuda de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la OEA, el gobierno entrenó a personal consular y diplomático en la identificación de víctimas de la trata de personas en el exterior. Oficiales consulares asistieron a seis víctimas de trata de personas nicaragüenses el año pasado, asistiendo esfuerzos de repatriación de El Salvador, Costa Rica, Panamá, México, Guatemala, y Francia. El gobierno promovió la participación de víctimas en las investigaciones y enjuiciamientos de trata de personas, aunque muchas se mostraban reacias a hacerlo debido al estigma social, miedo a venganza por parte de los tratantes, y tardanzas en los procesos judiciales. El gobierno brindó una alternativa legal temporal a la remoción de víctimas extranjeras a países donde pudieran enfrentar penuria o venganza.

Prevención:
Durante el pasado año, el Gobierno de Nicaragua no realizó esfuerzos adecuados para prevenir la trata de personas como campañas de sensibilización pública. El gobierno no condujo campañas de educación y de acercamiento contra la trata de personas en 2008, confiando el patrocinio de estas actividades a ONGs y organizaciones internacionales. El gobierno mantuvo una coalición para dirigir esfuerzos contra la trata de personas, pero condujo pocas actividades durante el período cubierto por el reporte. La colaboración del gobierno con ONGs se reporta que es mejor al nivel local. El gobierno no reportó ningún esfuerzo para reducir la demanda de actos sexuales comerciales, como la aplicación del Articulo 117 del nuevo Código Penal, que expresa la medida  adoptada  contra el turismo sexual de menores –-- o campañas de sensibilización sobre la prostitución infantil; ni llevó a cabo esfuerzos para reducir la demanda de trabajo forzado.